La República Dominicana lo tiene todo, pasado el poblado de Las Salinas en la península de Calderas esta la prueba, un campo de dunas único en el Caribe insular, Las Dunas de Baní aglomeraciones de arena que en algunos puntos de su extensión de más de quince kilómetros supera los 36 metros de altura, sin lugar a dudas constituye un auténtico monumento de la naturaleza.

Las Dunas en su larga extensión de quince kilómetros tienen una anchura máxima de un poco más de tres kilómetros, la cual alcanza en pocos lugares, siendo lo más común los mil metros. Este paisaje es indescriptiblemente e impresionante, tanto por sus altas montañas de blanca arena, como por los montículos de sal que se pueden observar por todo el camino.

Las Dunas de Baní se levantan de manera natural como si se tratara de una obra planificada por el hombre en la que muchos se motivan a palpar y escalar por la suavidad de la arena que la forma, este proceso requirió de cientos años para llegar a estar como en la actualidad un fenómeno visto en muy pocos lugares en el mundo. Ningún otro lugar en las Antillas se compara con la belleza que posee esta área, por eso es uno de los destinos más admirados y especiales del territorio de la República Dominicana.

Este hermoso lugar cuenta con una playa donde sus aguas son tan saladas como lo indica su nombre Las Salinas, el sol aquí es abrasador por lo que se recomienda usar protector solar. Los atardeceres de este destino son uno de sus mayores atractivos, sin embargo su mayor riqueza está en los minerales, flora y fauna que habitan allí.

Su flora está conformada por mangles de diferentes tipos, árboles, cactus y otras plantas pequeñas, la fauna cuenta con algunos lagartos y varias aves. El ecosistema que comprende esta zona tiene unas características muy especiales cuya conservación es de importancia prioritaria. Es por esto fue declarada en 1996 como área protegida por la Secretaría de Medio Ambiente.

Las Dunas de Baní se han convertido en los últimos años en un gran atractivo turístico, tanto para visitantes nacionales como extranjeros y es sin duda alguna, un lugar único en la República Dominicana que no debes perderte.

Si deseas visitar este hermoso paisaje ponte en contacto con nosotros.